lunes, 13 de abril de 2009

UN VIERNES SANTO DE AGUA, VIENTO Y GRANIZO







La climatología se convirtió en la triste protagonista del Viernes Santo, con la lluvia, el frío e incluso el granizo como indeseados invitados de uno de los días centrales de la Semana Santa prieguense, afectando de manea considerable a tres de los cuatro desfiles previstos.
Pese a que las previsiones apuntaban un porcentaje relativamente alto de lluvia, los peores presagios se cumplieron minutos antes de la salida de Ntro. Padre Jesús Nazareno, cuando la hermandad, ante el anuncio de fuertes precipitaciones y el chaparrón que descargó a las 10:30 de la mañana, decidió reducir el desfile al trono de la venerada imagen, no procesionando los otros dos titulares de la hermandad, San Juan y María Santísima de los Dolores Nazarena, que pese al amago que los colocó en la Carrera de Álvarez ante la sorpresa de propios y extraños, se vieron obligados a regresar a San Francisco ante la insistente lluviaAsí y acompañado únicamente por el escuadrón de romanos y las bandas de los Chaquetillas Colorás y Los Turutas, el Nazareno desfiló durante buena parte del itinerario protegido con un gran plástico, desafiando a la climatología, al igual que muchos prieguenses, que en el Calvario, y pese al pertinaz aguacero, recibieron a las 14:20 horas la bendición del Rey de Priego en un Viernes Santo un tanto atípico, ya que durante las últimas décadas, nunca se había producido una situación similar, tomando parte siempre el desfile los tres titulares de la hermandad.El respiro que desde la bendición ofreció la lluvia, hizo que el “desfile” tomara otro cariz en la bajado, viviéndose momentos de gran emotividad durante la calle Río y de manera especial en la entrada a San Francisco.

JUEVES SANTO DE ESPERANZA Y AMOR FRATERNO














Tras su Misa de Comunión General, la Archicofradía de la Columna realizó en la tarde-noche del Jueves Santo su estación de penitencia, con la luna llena de Nissan como testigo de excepción. Un desfile en el que destacó sobremanera el precioso palio de María Santísima de la Esperanza, que estrenaba el bordado de las bambalinas laterales y la gloria del techo.
Igualmente reseñable fue el acompañamiento musical de Ntro. Padre Jesús en la Columna, a cargo de la Agrupación Musical Ntro. Padre Jesús Resucitado de Priego, así como la elevada participación de penitentes en un cortejo que año a año va ganando en orden y seriedad y en el que se están recuperando elementos como el grupo de sayones, este año con una representación más numerosa.
Tras casi cinco horas procesión, los titulares de la Archicofradía de la Columna regresaron a San Francisco, completando una jornada marcada por la primaveral climatología.

miércoles, 8 de abril de 2009

20 MIÉRCOLES SANTOS A TU LADO

video

Parece que fue ayer cuando, pocos minutos antes de tu primera salida procesional, me subí a tu humilde trono y encendí las velas que iluminarían tu precioso rostro. Para mí fue todo un honor que recordaré hasta que me lleves a tu lado.


Era un 22 de marzo de 1989, Miércoles Santo, aunque los caprichos del destino quisieron que las puertas de San Juan de Dios se abrieran a las doce de la noche, por lo que tus primeros pasos en la Semana Santa de Priego fueron un Jueves Santo.


¡Cuántos recuerdos de aquellos hermanos que, un año antes y cargados de ilusión, decidieron crear la cofradía!.


Más de una lágrima recorrió las mejillas de los que aguardábamos a que llegara el mágico momento en el que, el Hermano Mayor llamara a la puerta para que diera comienzo nuestra primera estación de penitencia.


Sólo 20 penitentes y dos mantillas te acompañaron a aquella ocasión; cuatro bombos marcaron el paso de los costaleros que te pasearon, con todo el amor del mundo, por las calles de Priego; y todo un pueblo te acogió como su Reina desde aquella noche.


Han pasado 20 años y, en cada uno de ellos, he esperando con gran anhelo este día, en el que tú, Reina de San Juan de Dios, eres la gran protagonista de nuestra Semana Santa junto con tu amado Preso.

martes, 7 de abril de 2009

LA CARIDAD BRILLA CON LUZ PROPIA EN EL MARTES SANTO PRIEGUENSE











La plaza de Santa Ana vistió ayer sus mejores galas para recibir a los titulares de la hermandad de La Caridad, cuya densa historia está estrechamente relacionada con la asistencia a los pobres, presos y difuntos.

La portada plateresca de la parroquia de la Asunción, hizo las veces de arco de triunfo por cuyo vano central María Stma. de los Desamparados y el Stmo. Cristo de la Expiración, acompañados por varios centenares de penitentes, iniciaron su estación de penitencia en la tarde-noche del Martes Santo prieguense.

Junto a las novedades que presentaba el cortejo, entre ellas las dalmáticas y los incensarios del grupo de acólitos del paso de palio, por tercer año consecutivo, el Stmo. Cristo de la Expiración estuvo acompañado, a sus pies, por la Virgen de los Dolores, conformando un precioso y original calvario, sobre un monte de claveles rojos.

Por su parte, María Stma. de los Desamparados, que estrenaba rosario de plata y nácar, brilló una vez más con luz propia en su artístico palio, que lucía su característico exorno floral en el que predominaban las rosas de idéntica tonalidad.

Pese a las amenazantes nubes que generaron cierto nerviosismo momentos antes de la salida, el desfile se desarrolló con total normalidad, siendo muy seguido durante todo su itinerario por numerosos prieguenses y visitantes.

LOS DOLORES, UN ESTILO PROPIO PARA LA NOCHE DEL LUNES SANTO
























El Calvario, uno de los enclaves de visita obligada durante la Semana Santa prieguense, ha vuelto a ser un Lunes Santo más punto de encuentro para los cientos de devotos de María Santísima de los Dolores, cuya cofradía iniciaba su estación de penitencia cuando los últimos rayos de Sol se ponían por el horizonte.

Aunque el fuerte aguacero que descargó a media tarde hizo temer lo peor, a las nueve de la noche los primeros integrantes que conformaban el cortejo comenzaron a bajar las verdillas, mientras en la explanada que precede a la ermita el numeroso público congregado esperaba expectante la salida de María Santísima de los Dolores y del Cristo de la Buena Muerte, que estuvieron acompañados una vez más por cientos de penitentes hasta la parroquia de la Asunción, templo desde el que retornarán a su ermita en la madrugada del Viernes Santo.

La Virgen, que lucía su manto de terciopelo negro de Lyon y un precioso exorno floral en tonalidades blancas a base de rosas, contó con el acompañamiento musical de la Banda de la Escuela Municipal de Música de Priego, mientras que el Cristo de la Buena Muerte volvió a cautivar con su belleza e impresionante dramatismo.

En el amplio cortejo y como novedad, destacaba el bordado de las bocinas que acompañaban al pendón de la cofradía, que desde la profunda revitalización que experimentó a finales de la década de los años sesenta del pasado siglo, sigue marcando una pauta y un estilo propio en la Semana Santa de Priego.